Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Desiderio Parrilla Martinez:: ¡Viva Cuba y viva el Papa!




¡Viva Cuba y viva el Papa!

 
Tue, 03 Apr 2012 06:52:00

El poder de las ideologías es devastador.

Sólo hay que comparar el poder descristianizador del comunismo en Polonia durante treinta años… y el poder descristianizador del capitalismo neoliberal en Polonia durante sólo veinte.

Sin comentarios.

Sin duda, es un hecho histórico los acuerdos entre la universidad comunista de la Habana y una universidad católica, como la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM).

Por mi trabajo he tenido contacto con profesores cubanos de la universidad de la Habana y he podido conocer de primera mano los planteamientos oficiales a este respecto, sin las falsificaciones ideológicas de la prensa y las cadenas televisivas europeas.

La visita del Papa Benedicto XVI es otro ejemplo de este planteamiento geopolítico, donde el gobierno cubano manifiesta sus alianzas y simpatías respecto al catolicismo romano.

Cuando uno lee Granma se da cuenta de que Cuba no quiere ser una colonia veraniega de los gringos ni de nadie. Su patriotismo les impide verse reducidos a lacayuelos del capital turístico. No quieren verse reducidos a un país de servicios, desmantelado y sin soberanía. Y hacen bien. Aman su país y quieren ser una gran potencia política, con un estado económicamente potente, generador de riqueza e instituciones, no una república bananera en manos de imperios depredadores. En esto hay que reconocerles un ejercicio meritorio de la virtud de la justicia.

Durante cuarenta años que duró la URSS los cubanos creyeron que acabarían dominando el mundo. Fundaron universidades, inculcaron en sus alumnos el "heroísmo rojo" del trabajo. Los estudiantes fueron adoctrinados en el estajanovismo académico. Sus egresados alcanzaban así un nivel de profesionalidad al mismo nivel que la URSS o los EEUU. La fama de los médicos cubanos ha estado siempre justificada. Todos los compañeros que han dado clase en universidad de la Habana coinciden en reconocer el alto grado de disciplina y calidad de los alumnos cubanos, igualito que los "borriquillos con chandal" salidos de la LOGSE.

Les prometieron que serían funcionarios del estado comunista universal,que dirigirían hospitales socialistas en París, en Berlín o en Roma, que serían catedráticos de física nuclear en la universidad proletaria de Varsovia, que serían gestores de fábricas de misiles en Birmania, directores de las minas de cobre en Oruro, en Pekín, en Estocolmo, en Afganistán... Porque el comunismo vencería al capitalismo y todas las naciones se unirían bajo la unidad comunista internacional. Los cubanos gestionarían las instituciones de un mundo enteramente comunista, de igual a igual con los soviéticos o los chinos.

Pero la URSS cayó hace veinte años. Y ellos quedaron aislados en medio del caribe, una islita minúscula, sin aliados inmediatos, y a sólo 145 kilómetros de las costas de los EEUU, su enemigo mortal.

Tras el VIII congreso del PCCu, su modelo económico es "el capitalismo de estado" chino. La propiedad social de los medios de producción no implica necesariamente la gestión estatal de todos los medios de producción. Una sociedad con mercado no es lo mismo que una sociedad de mercado. Pero culturalmente no son compatibles ambos países: ni China es compatible con Cuba ni Cuba con China. En lo político, Cuba no interesa a China que se comporta como un imperio depredador igual que EEUU con su "capitalismo de empresa".

El modelo de imperio depredador chino o norteamericano es lo más opuesto que cabe encontrar con un país hispano como Cuba, que habla español y es culturalmente católico.

La socialdemocracia europea tampoco convence en absoluto al régimen cubano, y no es de extrañar. Esta izquierda indefinida, situacionista, que llamamos "progresismo" es un trotskismo inaceptable para Cuba. "La enfermedad infantil del comunismo", llamaba Lenin a este izquierdismo que domina Europa, y hace furor entre los partidos sociatas y los sindicatos mayoritarios. Los cubanos perciben con claridad que este izquierdismo es aliado del capitalismo neoliberal, e igual de repugnante e inmoral.

El único aliado fuerte con el que Cuba puede contar fuera de hispanoamérica es el catolicismo español.

Como hispanos, los cubanos se consideran culturalmente católicos lo cual es distinto a ser fieles de la Iglesia Católica. Hablamos de un catolicismo cultural o sociológico, no de un catolicismo piadoso o confesional. El catolicismo, como producto cultural, tiene una serie de postulados importantes frente a otras plataformas culturales: su objetivismo, la importancia de las instituciones frente a la subjetividad, la importancia de las imágenes plásticas y los sentidos, la importancia de las obras, la importancia de la defensa del Bien Común frente al individualismo, el destino universal de los bienes frente a la defensa delirante de la propiedad que hacen los liberales, la prioridad del trabajo frente al capital, la importancia de la Filosofía helenística y el Derecho romano, etc.

Toda esta tradición no puede ser despreciada alegremente sólo porque el anti-clericalismo esté de moda.

Los profesores cubanos con los que hablé no parecían nada clericales pero tampoco eran anti-clericales. Su postura es parecida a la que mantiene el Partido Comunista de China con el budismo y el confucionismo, o la que tuvo Stalin con la Iglesia ortodoxa: mientras no se opongan a los intereses del Estado, debe importar más la religión que de hecho une -por ser la mayoritaria- a los hispanos mediante instituciones concretas y reales.

De hecho, para ellos era muy preocupante la superstición creciente en Hispanoamérica, la proliferación de la religiosidad primaria. Ellos compartían nuestro rechazo del indigenismo, la pachamama, el budú, la santería y la magia, como delirios inaceptables, regresiones irracionalistas hacia las formas más infantiles del salvajismo primitivo, por no decir de la simple y llana estupidez.

Concedieron que la Iglesia Católica Romana contenía una tasa de racionalidad infinitamente muy superior y veían necesario anteponer la antropología teológica católica a la antropología social, relativista y multicultural que está detrás de estos delirios indigenistas, y que los EEUU se empeñan en extender por el mundo.

Hay que entender que el comunismo siempre ha admitido la religión civil, en el sentido de Varrón o de Maurras. La religión en su sentido más pleno, antes de secularizarse totalmente y transformarse en transcendencia social. Para nosotros, los creyentes es una concepción reduccionista de la Tradición y la economía de salvación pero supone un punto de encuentro sobre el que empezar a trabajar.

En este artículo simplemente recordamos las razones por las que podemos hablar de unidad en Hispanoamérica.

Es precisamente esta unidad la que hace conveniente y deseable este acercamiento entre el gobierno de Cuba y la Iglesia Católica, mal que le pese a la "hidra neoliberal".

La unidad Hispanoamericana que posibilita este acercamiento se basa en las siguientes instituciones culturales, incompatibles con otras tradiciones, tales como la cultura islámica, la budista o la protestante anglosajona:

1 Lengua española (y portuguesa): antes de la llegada de los españoles la lengua separaba y no unía al continente.

2 Derecho: compartimos las mismas bases jurídicas, privada: códigos mercantil, civil, penal, procesal, laboral, tributario; y pública: mismas estructura política, derecho administrativo…etc.

3 Religión católica: aunque con el paso de las generaciones cada vez sean más los que se consideran ateos, la religión es un fenómeno trascendental que sigue determinando nuestras conductas y en este sentido el catolicismo permite en gran medida la expansión del socialismo. Si definimos al socialismo por el racionalismo universalista habrá que concluir que el catolicismo (es decir, lo definimos por la potencia institucional para absorber a los grupos conquistados) es un socialismo frente al protestantismo individualista.

4 Pluralidad racial: otro hecho incontrovertible de la realidad cultural hispana es la mezcla racial característica del continente, mezcla que sólo podía llevarla a cabo un individuo específico que la articulara tomándose como referencia. El Imperio católico ejerció el antirracismo más contundente de la Historia Universal, trayendo al mismo redil razas que si por los protestantes fuera (WASP: White Anglo-Saxon Protestant), seguirían incomunicadas. Demostraron entonces aquellos hombres, independientemente de si eran conscientes o no (al menos sabemos que no tenían ciertos reparos), que la pureza racial no es valiosa, quizá porque ya lo sabían, aunque no quisieran reconocerlo, razones tenían (la morisma acechaba).






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com