Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 

 

 

 

 
Oct 2022
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

   


www
Portada:: Habla el Obispo:: Cardenal Antonio Cañizares Llovera:: San­tia­go Após­tol, Pa­trono de Es­pa­ña

5 / 5 (8 Votos)




San­tia­go Após­tol, Pa­trono de Es­pa­ña

Wed, 25 Jul 2018 19:42:00
 

Ce­le­bra­mos la fies­ta de San­tia­go, nues­tro após­tol San­tia­go, evan­ge­li­za­dor ar­dien­te, pa­trono de Es­pa­ña. En este día ten­ga­mos to­dos muy pre­sen­te que gra­cias a la pre­di­ca­ción, tra­ba­jos apos­tó­li­cos, es­fuer­zos, sa­cri­fi­cios y mar­ti­rio del após­tol San­tia­go, he­mos re­ci­bi­do el ma­yor don y la me­jor de las he­ren­cias, el pa­tri­mo­nio más rico e im­por­tan­te que te­ne­mos: la fe en Je­su­cris­to, la fe cris­tia­na. No sa­be­mos lo que te­ne­mos con la fe; no hay nada me­jor que pue­da ocu­rrir­nos en nues­tra vida, no hay me­jor ni ma­yor te­so­ro. La his­to­ria de nues­tra pa­tria es­pa­ño­la está ama­sa­da con la fi­gu­ra del Após­tol. Lo que­ra­mos o no, los he­chos son los he­chos, y sin la fe trans­mi­ti­da por los após­to­les ni hay Es­pa­ña, ni se pue­de en­ten­der la Es­pa­ña que hay. Ade­más, des­pués de san Be­ni­to, es en los ca­mi­nos de San­tia­go don­de sur­ge la con­cien­cia de Eu­ro­pa; ella se ha en­con­tra­do a sí mis­ma al­re­de­dor de la me­mo­ria de San­tia­go; ella ha na­ci­do pe­re­gri­nan­do ha­cia la tum­ba del Após­tol. Y en nom­bre de San­tia­go es como se evan­ge­li­za gran par­te de la Amé­ri­ca des­cu­bier­ta. Su se­pul­cro, en Com­pos­te­la, y su me­mo­ria es pun­to de con­ver­gen­cia para Eu­ro­pa y para toda la cris­tian­dad. Es mu­cho, en efec­to, lo que Es­pa­ña, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca de­ben a San­tia­go. Lo me­jor de lo que so­mos y que no po­de­mos ni de­be­mos ol­vi­dar, ni omi­tir en nues­tras vi­das. Su le­ga­do, que es el tes­ti­mo­nio y la fe de Je­su­cris­to, es­tán en nues­tras raí­ces, en la ur­dim­bre de nues­tro ser.

Nues­tra iden­ti­dad de Es­pa­ña, la iden­ti­dad de nues­tros pue­blos, la iden­ti­dad de los pue­blos de Eu­ro­pa y la de los pue­blos de Amé­ri­ca es, en efec­to, in­com­pren­si­ble sin el cris­tia­nis­mo. Todo lo que cons­ti­tu­ye nues­tra glo­ria más pro­pia tie­ne su ori­gen y con­sis­ten­cia en la fe cris­tia­na que ha con­fi­gu­ra­do el alma de nues­tros pue­blos. Nues­tra cul­tu­ra y nues­tro di­na­mis­mo cons­truc­ti­vo de hu­ma­ni­dad, el re­co­no­ci­mien­to y la de­fen­sa de la dig­ni­dad de la per­so­na hu­ma­na y de sus de­re­chos inalie­na­bles, el pro­fun­do sen­ti­mien­to de jus­ti­cia y li­ber­tad, el amor a la fa­mi­lia y su ver­dad, y el res­pe­to a la vida, el sen­ti­do de to­le­ran­cia y de so­li­da­ri­dad, pa­tri­mo­nio todo él del que nos sen­ti­mos le­gí­ti­ma­men­te or­gu­llo­sos, tie­nen un ori­gen co­mún: la fe cris­tia­na, en cuya base se en­cuen­tra el re­co­no­ci­mien­to de la ver­dad del hom­bre y su pa­sión por el hom­bre y su de­fen­sa.

Esta ver­dad y de­fen­sa del hom­bre, de la per­so­na hu­ma­na y de su li­ber­tad, ba­ses de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca y de una con­vi­ven­cia en paz, son in­se­pa­ra­bles de la fe en el Dios y Pa­dre de Je­su­cris­to, Crea­dor de todo, que ama a cada ser hu­mano por sí mis­mo, y que, en un su­pre­mo ges­to de amor, ha en­via­do su Hijo Único al mun­do para que se hi­cie­se hom­bre y com­par­tie­se en todo nues­tra con­di­ción hu­ma­na, me­nos en el pe­ca­do, en­tre­ga­se su vida por no­so­tros, y re­su­ci­ta­se ven­ce­dor de la muer­te para la sal­va­ción de to­dos. Nin­gún con­ti­nen­te ha con­tri­bui­do más al desa­rro­llo del mun­do, tan­to en el te­rreno de las ideas como en el del tra­ba­jo, en el de las cien­cias y las ar­tes, como el nues­tro. Por­que no hay desa­rro­llo ni pro­gre­so hu­mano al mar­gen de la ver­dad del hom­bre y me­nos aún en con­tra de ella. Ten­ga­mos muy en cuen­ta esto: no hay desa­rro­llo ni pro­gre­so hu­mano al mar­gen de la ver­dad del hom­bre. La ver­dad del hom­bre está en Je­su­cris­to, vis­to y oído, ex­pe­ri­men­ta­do y pal­pa­do en la his­to­ria, anun­cia­do y tes­ti­fi­ca­do por los Após­to­les. Y la ver­dad nos hace li­bres. La ver­dad del hom­bre en toda su pro­fun­di­dad y ex­ten­sión es fuen­te de li­ber­tad au­tén­ti­ca. La fe per­mi­te al hom­bre co­no­cer­se a fon­do, des­ci­frar el enig­ma de su exis­ten­cia, si­tuar­se jus­ta­men­te en su li­ber­tad. Esto, los es­pa­ño­les se lo de­be­mos a San­tia­go. A él so­mos deu­do­res de la vi­sión y apre­cio de la li­ber­tad que, lo que­ra­mos o no, en el mun­do ha ve­ni­do de la fe.

So­mos un pue­blo de raí­ces cris­tia­nas, que le han dado base y fun­da­men­to en su his­to­ria, pero que ha ex­pe­ri­men­ta­do con fuer­za los im­pac­tos de la se­cu­la­ri­za­ción y que se ha aban­do­na­do un poco –bas­tan­te– en esa fe: un pue­blo que ne­ce­si­ta, en de­fi­ni­ti­va, una nue­va y de­ci­di­da evan­ge­li­za­ción, esto es, en­ri­que­cer su for­ma­ción cris­tia­na en to­dos los ni­ve­les; un pue­blo que re­cu­pe­re el vi­gor de una fe vi­vi­da que pue­de for­ta­le­cer­se en su ac­tuar con­for­me al Evan­ge­lio y a la ver­dad más ge­nui­na del hom­bre. La me­mo­ria de San­tia­go, que no es mi­ra­da al pa­sa­do sino ca­pa­ci­dad y aper­tu­ra al fu­tu­ro, nos evo­ca nues­tro ser más pro­pio de cris­tia­nos y nues­tras raí­ces más hon­das. Vi­vi­mos una hora cru­cial en la his­to­ria, con pe­cu­lia­ri­da­des muy con­cre­tas y apre­mian­tes en­tre no­so­tros, que re­cla­ma que la Igle­sia en Es­pa­ña sea de ver­dad la co­mu­ni­dad de los cre­yen­tes con­ver­ti­dos al Evan­ge­lio de Je­su­cris­to, una Igle­sia de hom­bres y mu­je­res que crean en Dios como ori­gen y ga­ran­tía de la ple­na sal­va­ción de los hom­bres y tes­ti­fi­quen ante la so­cie­dad el va­lor li­be­ra­dor y hu­ma­ni­za­dor de esta fe. Una Igle­sia que no pre­ten­de im­po­ner­se al res­to de la so­cie­dad ni for­ta­le­cer­se con pri­vi­le­gios so­cia­les, pero que sea res­pe­ta­da en su con­di­ción.

Una Igle­sia que hon­re el nom­bre de Dios ante los hom­bres y con­tri­bu­ya po­si­ti­va­men­te a acer­car la vida hu­ma­na al Reino de Dios es­pe­ra­do; sin se­pa­rar­se de la his­to­ria y sin con­fun­dir­se con ella, sin huir del mun­do y sin con­for­mar­se con él, for­man­do par­te real­men­te de la so­cie­dad y no de­ján­do­se asi­mi­lar por nada ni por na­die. Una Igle­sia con­ver­ti­da y sos­te­ni­da por la es­pe­ran­za de una hu­ma­ni­dad jus­ta y di­cho­sa que vie­ne de Dios. Una Igle­sia que sea la trans­pa­ren­cia de Cris­to en­tre los hom­bres, os­cu­re­ci­da a ve­ces por la con­duc­ta de los cris­tia­nos, pe­ca­do­res como los de­más hom­bres. Una Igle­sia orien­ta­da toda ella al anun­cio del Evan­ge­lio de la ca­ri­dad y la ale­gría a los hom­bres y mu­je­res de nues­tro tiem­po, exal­ta­dos por la es­pe­ran­za pero a la vez per­tur­ba­dos con fre­cuen­cia por el te­mor, la an­gus­tia, el des­alien­to o el de­sen­can­to.

Quie­ro re­cor­dar aquí aque­llas es­ti­mu­lan­tes pa­la­bras del Papa san Juan Pa­blo II en su pri­me­ra vi­si­ta apos­tó­li­ca a Es­pa­ña, como si es­tu­vie­ran di­ri­gi­das hoy di­rec­ta­men­te a no­so­tros: “Es ne­ce­sa­rio que los ca­tó­li­cos es­pa­ño­les se­páis re­co­brar el vi­gor pleno del Es­pí­ri­tu, la va­len­tía de una fe vi­vi­da, la lu­ci­dez evan­gé­li­ca ilu­mi­na­da por el amor pro­fun­do al her­mano. Para sa­car de ahí fuer­za re­no­va­da que os haga in­fa­ti­ga­bles crea­do­res de diá­lo­go y pro­mo­to­res de jus­ti­cia, alen­ta­do­res de cul­tu­ra y ele­va­ción hu­ma­na y mo­ral del pue­blo. En un cli­ma de res­pe­tuo­sa con­vi­ven­cia con las otras le­gí­ti­mas op­cio­nes, mien­tras exi­gís el res­pe­to a las vues­tras”.









SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com